No te culpo

Zim, por la mañana, escribió:

No te culpo de que no luzcas por mi tu falda más bonita. Es más culpa mía que tuya. O no es culpa de nadie. No debe ser culpa de nadie si nadie puede hacer nada.
Mi corazón tenía andrajos que se caían, pero ya los barrimos hace tiempo cuando tocaron el suelo.
Ahora preparas un café. Te gustaría que fuera café con vainilla de Tahití para darme un capricho, pero tenemos una Nespresso y crees que lo que hago es conformarme pero lo cierto es que es todo un tesoro el hecho de que tú lo prepares para mi.

Una respuesta para “No te culpo”

  1. yas dice:

    me encanta.

    (sabes eses momentos en que lees algo y te sienta increiblemente bien, y te reconforta, pq lo llevas a tu experiencia, o a tu terreno? ….este ha sido uno de esos momentos.y esta vez le doy las gracias a un buen amigo, en vez de a un poeta o a un musico, o a un filósofo … que cosas tiene la vida…)