Warning: Creating default object from empty value in /home/mtcrew/public_html/zim/wp-includes/functions.php on line 293
Zim City

Violencia normalizada.

Zim, sobre la hora de almorzar, escribió:

Tras una reciente experiencia personal me decido a hablar de un tema que rondaba mi mente pero que siempre acababa dejando pasar, se trata de la normalización de la violencia.

Algo no ha hecho muy bien la humanidad en su historia cuando en estos tiempos que un tumor se puede extirpar sin complicación, podemos realizar una videollamada a cualquier parte del mundo o hacer palomitas en el microondas en dos minutos, haya mucha gente que es incapaz de controlar el impulso de causar daño físico al prójimo o imponer unas ideas u opiniones y/o mostrar desacuerdo a un pensamiento a base de golpes.

Para empezar desconozco que se gana exactamente con la violencia. Con la violencia puedes sembrar miedo, pero no creo que nadie gane nada con ello. Tampoco sé que se demuestra exactamente al emplear la fuerza para con otro. Los machos de otras especies se baten en duelo para ganar a la hembra o ser el líder de la manada, pero después de eso, tan amigos. Entre especies se matan para alimentarse, nunca por placer o por vendetta. En cambio, en el homo sapiens sapiens, la habilidad desarrollada para sobrevivir y procrearse es la capacidad de pensar (incluso el mismo nombre lo dice, homo-sa-piensa-piens) y deja a la persona violenta sin mejores argumentos que el coscorrón en su discurso. Y para contradecir a Darwin, un mal golpe puede acabar con una mente brillante, dañando a la evolución. O tal vez por ese mismo motivo el humano es el rey de los animales, por ser a su vez el más violento y con menos escrúpulos.

En nuestra sociedad la violencia está muy normalizada, de hecho el cine más taquillero tiene una buena batería de golpes, peleas, disparos y explosiones. En las cadenas de televisión consideran que sería de mal gusto mostrar a una pareja de hombres (o mujeres) haciendo algo tan bonito como besarse pero en cambio no hay reparo alguno en mostrar los destrozos ocasionados por una guerra, las manchas de sangre en la pared a causa de algo con lo que se llenan todos la boca para ser políticamente correctos, pero tan mal usado y tan discriminatorio llamado “violencia de genero”, las imágenes de un borracho pegándole puñetazos a un canguro hasta matarlo o de la cámara de seguridad de una joyería en su último atraco con muertos. Así creamos una normalización, el pensamiento debe ser “algo que tanta gente hace y que tan a menudo pasa es normal”.

Personalmente me di cuenta de cuan normalizado estaba el tema de la violencia en una obra de teatro que fui a ver llamada “Cabaret Pedrolo”, a manos de la compañía La Quadra Màgica, basado en un texto de Manuel de Pedrolo llamado “Homes i no”. En dicha obra, había una escena en la que un actor abofeteaba a otro, de verdad, y se turnaba junto con otro para ello, hasta que alguien del público decidiera parar la escena (sí, es lo que tiene el teatro alternativo). Entre el público se hacían comentarios de esto o lo otro pero nadie se planteo en ningún momento que uno de los actores estaba siendo abofeteado (y mucho) sin que nadie lo impidiera (aunque considero que tiene algo de truco el asunto, pues el público, por norma general no se atreve a paralizar un espectáculo, se supone que esa acción forma parte de él) hasta que al fin alguien decidió intervenir. Tras la obra, los actores nos contaron que cada función era diferente, había ocurrido de todo, gente que paralizaba la escena al primer bofetón, llegar a pegarle al actor parte público o enfrentarse dos personas del público entre sí. Por que claro, si dejan que se haga… es que es normal.

Supongo que todo viene por culpa de la pasividad (vivímos en el país de la picaresca) con la que contemplamos las escenas de violencia día a día, el no saber discernir realidad de ficción y una educación basada en la competitividad/competición que no hace especial hincapié en las buenas formas, el respeto y la empatía, ¿cuantos padres han insultado a un arbitro en un encuentro de un equipo juvenil por sacarle tarjeta a su niño? o ¿se han encarado a otros padres por rencillas entre chavales, o han llegado a agredir a un medico o profesor bajo la típica frase de “mi hijo no” / “a mi hijo no” / “mi hijo es muy bueno“?

La educación y los valores se dan en el hogar, y no está mal poderlos reforzar en la vida social y la clave es ser intolerante con la violencia. El problema es… ¿cómo? ¿con más violencia? Una buena idea sería un carnet para poder ser padres… ¿o estoy cambiando el bando de mis ideales?

4 respuestas para “Violencia normalizada.”

  1. maria arellano dice:

    La violencia esta tratada desde el cine como algo positivo, la ley del más fuerte da más prestigio que la del más educado,a ese lo tildan de cobarde y sensible y eso no va con la competitividad de la sociedad.Esa sociedad que cria violadores de apenas 14 años y neo nazis racistas o maridos mal tratadores asesinos, o infelices drogadictos que terminan con esquizofrenias……la violencia 1,la bondad 0.Pero siempre se puede hacer algo con nuestro granito de arena por pequeño que sea, podemos llenar una playa, si somos muchos los concienciados.Yo no pierdo la esperanza y aporto mi bondad al mundo. Y os pregunto ¿ Y TÚ QUE APORTAS?

  2. Zim dice:

    Me sumo con un granito de bondad y diplomacia.

    :)

  3. Juan Blanco dice:

    Me ha gustado mucho el artículo. Más que nada porque se denota que no está escrito en caliente. Has pasado un mal trago, y a pesar de ello no has focalizado en un incidente aislado, sino que lo has extrapolado a una realidad acusadora.

    Por mi parte, poco tengo que decir. Siempre he pensado que hay que conocer lo malo para apreciar lo bueno, y que por mucho bicho que haya por ahí sé que tú eres un hombre bueno.

  4. Casañas dice:

    La gente es muy pasiva, porqué, aparte de tener mucha boca, en España se malcría mucho (y se sobreproteje).

    Sobre lo de que por qué se usa la violencia… es uno de los problemas del libre albedrío. La siguiente vez que se cree Matrix creo que se solucionará.