No me llames Calígula.

Zim, por la mañana, escribió:

-¡Ave, Calígula! A su disposición… ¿Qué desea?
-¡Oh! Por favor Margaux, llámame simplemente César.
-No, por favor, si oso a llamarte de una forma que no sea la misma que los demás… sé que me decapitarás.
-Margaux, Margaux… no te haré daño, si tienes miedo te dejo que me llames como quieras, pero me haría especial ilusión que no me denominaras como la mayoría. De verdad, confía en mí.
-Emperador ¿a que se debe que de repente trate así a una lacaya?
-Verás Margaux, he tenido un sueño y he estado reflexionando. He estado tan sumergido en mi reflexión que esta mañana no he salido a dar mi habitual paseo de dies saturno entre la plebe.
-¿Te refieres a ese paseo en el que lanzas riquezas y tesoros a la multitud para verlos morir aplastados intentando coger algunas monedas relucientes?
-El mismo.
-Debe de haber sido un sueño que te haya tocado hondo. Sé lo que te encanta ese paseo.
-Así es Margaux, Así es. Acércate un poco más, y comamos esas uvas. Siéntate cerca, hoy hace un día magnífico para estar al aire libre y contemplar el azul celeste que nos corona.
-¿Te refieres a que te abanique y te introduzca una a una las uvas sin piel? Tal vez necesito que alguna otra de tus esclavas me ayude en la ardua tarea de que todo vaya al ritmo que deseas.
-No Margaux, ¡por Pomona! quiero compartir contigo, yo te daré uvas, y tú me darás uvas, yo te abanicaré y tú me abanicarás, pero empiezas tú, no olvides que soy el Imperator.
-Será un placer.
-Has picado Margaux, era broma, yo empezaré a abanicarte.

Calígula se quitó la coraza que robó de la tumba de Alejandro Magno. Ambos se recostaron, mirando el uno hacia el otro. A sus espaldas, cada uno poseía un magnífico paisaje, pero estaban más interesados el uno en el otro que en contemplar la belleza de la naturaleza.

-Calígula… em… mientras decido como llamarte… ¿puedo decirte Calígula? Es igual, disculpa. ¿Me vas a contar ese sueño?
-Claro Margaux, por eso te he llamado. He soñado que era feliz.
-¿A caso no eres ya feliz?
-No, no lo soy. Aparentemente disfruto saboreando cualquier tipo de manjar mientras ejecutan a algún preso. Realmente no me llena.
-¿Cómo dices eso? Tienes todo lo que quieres, hay estatuas tuyas por todas partes, un séquito de mujeres para poseerlas cuando quieras, cualquiera desea ser invitado a uno de tus banquetes…
-¡Bah… paparruchas! Me temen, ya no quiero que me teman… y las mujeres, me quieren por ser quien soy, no por ser como soy, y bueno, también me quieren por que en cualquier momento puedo rajarlas de la ingle al cuello y para evitarlo me complacen. En cambio en mi sueño la felicidad era auténtica, estabas tú, con ese lunar discreto sobre el labio que me recuerda a esa actriz que mandé traer a mi anfiteatro… ¿Cómo se llama? Sí mujer, esa que es rubia… Marilynux Monreauses. No necesitaba mandar a ningún cazador a Mauritania para disfrutar de una suculenta comida, incluso ese alimento tan típico y de pobres, romano, se convertía en el más selecto manjar si lo compartía contigo.

-¿Te refieres a esa especie de pan redondo con tomate, queso, carne y orégano?
-¡Equilicua! ¿Cómo se llama?
-Es una comida tan pobre que no tiene ni nombre…
-Bueno, yo soy el Emperador, a partir de ahora se llamara Pizza.
-¿Y que mas soñaste?
-Íbamos a Alejandría, tú y yo, paseábamos en carro de caballos, exquisitamente pintado de salmón apagado, nos tumbábamos en los jardines. Nos subíamos al faro y le gritábamos al viento. Nos leíamos el uno al otro, entre susurros, a Homero y a Virgilio…
-Pero, si tú odias a Homero, ¡lo consideras demasiado fantasioso!
-Sí, eso es lo que digo, pero la Odisea es maravillosa, como esa especia… ¡canela!, simplemente me gusta llevar la contraria.
-¿De Verdad? ¡¡¡Si mandaste destruir todas las copias de ese libro!!!
-Sí, pero yo me quedé una. Déjame continuar. Al despertarme de ese sueño, he reflexionado, y me siento avergonzado de algunos de mis actos, incluso he llegado a echar de menos a mi hermano Nerón. Pero he decidido volver a empezar, contigo.
-¿Vas a cambiar tu imperio por ir a Alejandría conmigo? ¿Qué hay de tus pertenencias? ¿Y de tus torres de miembros cercenados? ¿Y de beber perlas en vinagre?
-Lo dejo todo, además las perlas en vinagre es una vacilada que me pego ante los demás, pero no me sientan demasiado bien.
-¿Y por qué yo y no cualquier otra lacaya lasciva de tu harén?
-Porque en el sueño, Margaux, todo era muy auténtico, jamás me había sentido tan vivo, ninguna otra podría darme lo que tu me diste en el sueño y además, en él hacías un batido delicioso de fresas y mangos.

Mañana del 24 de Enero de 41 dC.

9 respuestas para “No me llames Calígula.”

  1. Nario dice:

    Mola leer que un emperador dijera “es una vacilada que me pego” xDD

    Está curioso este diálogo que has escrito ;)

  2. Libelula dice:

    conozco muy bien los helados de fresa y mango. hay que batirlos durante mucho tiempo, muy lento, hay que dejarlos reposar, volver a removerlos, como si se fuera la vida en ello.
    Estoy segura de que Margaux seria perfecta para la tarea y que Alejandria seria el pequeno lago de los suenos de mariposa de los dos.

  3. anaiiis dice:

    jaja
    esta wapo wapo xD

    me gustn ls nombres k pones, sobretodo el “homenaje a marilyn monroe”
    x cierto.. el nombre Margaux, me suena tambien a cierta persona ke tu y yo sabemoss 8-) muajaja
    y es un poko raro k un emperador del 41dC diga “es una vacilada que me pego ante los demás” es un poko raro no crees?

    pero me gusta jaja
    venga un besitooO y a ver si haces más mas a menudo xD

    PD: podrias haber puesto 26 de enero en vez de 24 no? ¬¬

    :)

  4. marta dice:

    Definitivamente me paso al rosa, incluso en el msn pro (comic sans :$ ).

    Esta noche se me comió un tiburón, en sueños claro está; antes no me acordé de decirtelo…

    Buena síntesis! :p

    *Que vagi molt bé por tus mundos!

  5. Zim dice:

    Nario: No crees que tiene un toque de Monty Python? me los imagino a ellos interpretando los dialogos XD Gracias :) Nos vemos el sabado

    Libélula: Espero que te escapes a granada el sabado o el domingo!!! (K)

    Anais: la fecha es porque ese día asesinaron a Cayo Julio César “Calígula” Augusto Germánico. El nombre de Marilyn se sale, el otro está genial ajajaja… y no se… mas raro es que el Emperador le pusiera nombre a la “Pizza” no? XD

    Marta: No cumples, tendrás que pensar en ese plus que te comentaba… C U Soon

  6. marta dice:

    Tengo serias dudas acerca cuál de los dos es el que no cumple!

  7. Carmelo dice:

    Cada relato que escribes, la ficción se acerca más a la realidad, el que más me ha gustado de los publicados últimamente…Y dice una verdad como un Imperio de grande…

  8. NaT dice:

    Calígula!!!…ñañaña

    un bikO!

  9. NaT dice:

    Me gustó me gustó…esperO que continues la histOria, me encanta la época romana, leiste el librO de EspartacO? yo cuandO lo lei me gustara…
    Un saludiñO