El hombre que controlaba el mundo con un bolígrafo

Zim, sobre la hora de almorzar, escribió:

Todavía recuerda Miguel como descubrió su particular poder. Meritxell no tenía escapatoria. Todo lo que Miguel escribía pasaba. (Leer más…)