El Tuerto

Zim, sobre la hora de la cena, escribió:

-¿Lo ves? Es ese tío de ahí. Siempre acompañado de al menos dos matones trajeados. El tipo, pese a todo, tiene sus costumbres, cada día viene a esta cafetería a desayunar. Es bastante vanidoso, opulento a costa de sus negocios sucios. Le gusta dejar ver su pomposidad pero en el fondo es un tío sencillo, venido de una familia humilde, no esconde su suntuosidad porque se avergüenza de donde viene, pero ya lo ves, viene a este lugar de carretera a desayunar unos huevos revueltos y patatas fritas de dudosa calidad. Luego lo veras en los mejores restaurantes comiendo caviar ruso de beluga y ostras de Cambados acompañado del mejor cava catalán o vino de la rioja con más de catorce años pero el jodido bastardo no perdona ni un domingo su desayuno de churros con chocolate de la mugrienta churrería que hay en la calle Carme Riera.
(Leer más…)