Ansioso / Torpe.

Zim, por la tarde, escribió:

-¿Por qué no querías marcharte?
-El estar lejos de ti me pone… ansioso - su mirada era amable e intensa; y me estremecí hasta la médula-. No bromeaba cuando te pedí que no te cayeras al mar o te dejaras atropellar el jueves pasado. Estuve abstraído todo el fin de semana, preocupándome por ti, y después de lo acaecido esta noche, me sorprende que hayas salido indemne del de semana - movió la cabeza; entonces recordó algo-. Bueno, no del todo. (Leer más…)