No me llames Calígula.

Zim, por la mañana, escribió:

-¡Ave, Calígula! A su disposición… ¿Qué desea?
-¡Oh! Por favor Margaux, llámame simplemente César. (Leer más…)